La maravillosa relación entre los murciélagos y los agaves

La maravillosa relación entre los murciélagos y los agaves

La maravillosa relación entre los murciélagos y los agaves

Los agaves son plantas de gran importancia en los ambientes áridos y semiáridos de México, pues son grupos abundantes y que proveen una gran variedad de recursos en las montañas y desiertos mexicanos. Los magueyes y agaves son muy típicos de nuestro país y su importancia económica es inmensa —de ellos se obtienen el pulque, el mezcal, el tequila, los gusanos de maguey y hasta las pencas para envolver la tradicional barbacoa y la cutícula de las hojas de agave para cubrir los mixiotes—. Además, tienen una estrecha relación con los murciélagos.

Los murciélagos son el grupo dominante de mamíferos en la mayoría de las tierras bajas de los bosques neotropicales, se han diversificado ampliamente hasta convertirse en uno de los grupos de vertebrados que se ha adaptado exitosamente a los hábitos nocturnos . En México viven 55 especies de murciélagos pertenecientes a la familia Phyllostomidae y se caracterizan por presentar una gran diversidad de hábitos alimenticios: insectos (insectívoros), peces y otros vertebrados (carnívoros), néctar (nectarívoros), polen (polinívoros), frutas (frugívoros) y sangre (hematófagos).

El papel de los murciélagos es fundamental para mantener la salud de los ecosistemas, los murciélagos también proporcionan beneficios directos que mejoran la calidad de nuestra vida diaria. Por ejemplo, las inflorescencias de los Agaves crecen en una columna o quiote muy alto y las flores aparecen en ramas cortas que por su forma favorecen la polinización exclusiva de los murciélagos (Figura 1). Durante cada visita, los murciélagos se alimentan de su néctar y al hacerlo se cubren de polen que llevan a otras flores. Es decir, los murciélagos hacen lo mismo que los colibríes que vemos durante el día, pero en las horas de oscuridad. Otras especies de plantas también dependen de los murciélagos para su polinización, como las ceibas, las clavellinas y hasta el árbol de la madera de balsa con la que se hacen los avioncitos de juguete.

 

La maravillosa relación entre los murciélagos y los agaves 1

Figura 1 Inflorescencia de un agave

 

Un ejemplo interesante es el caso de los murciélagos nectarívoros del género Leptonycteris: L. yerbabuenae y L. nivalis, que se consideran polinizadores primarios de algunas especies de Agaves. Estas especies visitan frecuentemente a las flores en las horas de liberación de polen e incluso perchan en las flores, lo que permite el contacto directo con los órganos reproductores de las plantas( estigmas y anteras). De esta manera cubren su pequeño cuerpo de polen que luego dispersarán en todas las flores de las que se alimentan.

Los agaves no son los únicos que tienen una relación estrecha con los murciélagos, otro ejemplo es el de  los cactus columnares, característicos de los desiertos mexicanos, y sin la maravillosa aportación de los murciélagos desaparecerían de nuestros bellos paisajes. Estos pequeños mamíferos no solo polinizan las flores y aseguran la reproducción sexual de los agaves sino que además, los murciélagos frugívoros dispersan las semillas de los frutos a grandes extensiones,

Resulta curioso que, desde tiempos prehispánicos el murciélago se asociaba con las flores y con la fertilidad, pues según cuenta un mito mexica tzinacan (murciélago en náhuatl) nace del semen y la sangre derramados por Quetzalcóatl en uno de sus autosacrificios y es enviado a morder el órgano genital de la diosa Xochiquétzal (diosa de las flores). Una vez que se lo arranca, lo entregó a los dioses quienes lo lavaron y de esa agua nacieron flores olorosas. Luego llevó el órgano de la diosa al inframundo y ahí Mictlantecuhtli, señor de los muertos, lo volvió a lavar y de esa agua nació el cempoalxóchitl, flor de los muertos.

¿No te parece que la relación de los murciélagos y los agaves es fascinante? No podrían existir el uno sin el otro. Además, no solo los agaves se han beneficiado de los servicios de dispersión de los murciélagos, también los cactus han asegurado su supervivencia gracias a estos pequeños mamíferos. La existencia y conservación de los murciélagos asegura la existencia de diversas especies de agaves y cactus que, como ya vimos, son característicos de los ecosistemas áridos y semiáridos de México. Por lo tanto, te invitamos a compartir este blog y a sumarte a los esfuerzos de conservación de los murciélagos.

Image

Lic. Valeria Ruíz

Bióloga especialista en Evaluación de Impacto Ambiental,
planeación y ejecución de Manifestaciones de Impacto Ambiental a nivel estatal y
federal, Estudios Técnicos Justificativos, supervisión ambiental y elaboración de
proyectos productivos. Manejo de Sistemas de Información Geográfica y trabajo de
campo en muestreos, identificación y rescate de fauna. Proactiva, responsable y
confiable.
 

Comments powered by CComment